Seleccionar página

El año pasado se puso en contacto conmigo una academia de inglés de aquí del pueblo.

Bueno del pueblo, Don Benito tiene 35.000 habitantes pero para mí siempre será el pueblo.

Esta academia me llamó antes del verano para preparar una campaña para la captación de alumnos para el curso del año pasado.

 

Me acerco a ver a la dueña y estuvimos hablando, estaba con bastante miedo.

Me comentaba que había competencia y que incluso habían abierto una nueva academia en la misma calle.

Qué tenía que hacer campañas por internet para desmarcarse.

El miedo a la competencia suele ser el motivo más importante por el cual me llaman.

 

¿Sabéis lo que le dije?

Que no tuviera miedo, que iba a llenar la academia sin problema.

Me miró con una cara como diciendo este está grillao.

Hombre un poco puede que lo esté pero no para la cara que me puso.

 

En fin, echamos unos anuncios a rodar y a los pocos días me escribe por WhatsApp diciéndome que pare las campañas.

Que ya estaba a tope y que no era necesario continuar con los anuncios.

Biennnnn, el grillao de Neftalí es ahora adivino.

Qué va, simplemente que la competencia es buena y si está cerca mucho mejor.

 

Mucha gente piensa que por ejemplo sí tiene un bar y le ponen otro al lado le va a robar la clientela.

Puede que sí y algunos clientes se cambien, pero al final el reclamo de que hay varios bares juntos hace que las personas se desplacen a la zona de los bares.

Si tienes pensado abrir un negocio piensa bien dónde hacerlo, si en una urbanización nueva o en lugar dónde tienes a la competencia.

 

Para cualquier estrategia, tienes que fijarte dónde tiene puesta la atención tu cliente potencial.

Cuál es el camino que sigue hasta que encuentra tu producto o servicio.

Y colócate en medio, haz una investigación de esto exhaustiva y las probabilidades de éxito son mucho más altas no dejando margen de error.

En internet esta es la gran pieza del dominó.

 

Si haces esta parte bien, lo demás viene rodado.

¡La información es poder!

Nef.

PD: No hay fórmulas mágicas y atajos sólo hay trabajo bien orientado.