Seleccionar página

No quiero que conozcas al carnicero de mi pueblo, no hace falta.

No es para hacerle publicidad el se las apaña muy bien para vender, es muy vivo.

No es casualidad que en pocos años él y su socio tienen creo que 10 carnicerías en Don Benito y pueblos de alrededor.

 

El ya no está despachando, pero hace aproximadamente 3 años fui a la carnicería que tiene aquí en Don Benito.

Mientras que estaba en la cola esperando, lo habitual, no puedes taparte los oídos escuchas los que pide la gente.

Yo soy de esos que está como con un rayo láser, y como soy un friki de las ventas estoy muy pendiente de todo este tipo de cosas.

 

Antonio, que se llama el carnicero, estaba usando una de las leyes de la persuasión, creo que no era consciente de ello, pero a él le servía para vender más.

Cuando la persona estaba haciendo el pedido y le pedía salchichas el seguidamente le decía a la clienta lo siguiente:

Carnicero: Pues con las salchichas »la mayoría de la gente» suele llevarse el pack de la oferta que tenemos ahora.

Te he puesto entre comillas y en negrita la frase mágica, »la mayoría de la gente».

Esto evoca a la ley de la persuasión de la prueba social.

Si la mayor parte de la gente lo hace no voy a ser yo el que no lo haga.

Funciona y punto.

A una antigua clienta que tiene una tienda de ropa en Valladolid le enseñé esta ley.

6 de cada 10 personas aceptaban la propuesta de llevarse un complemento adicional que se llevaba »la mayoría de la gente».

 

Cosas como estas sí tienes un negocio tienes que saberlo.

Tienes que conocer de estrategia, persuasión, neuroventas, etc…

Con sólo algunos conceptos puedes incrementar ventas.

Nef.