Seleccionar página

Al alba ya se empiezan a mover los depredadores para salir de caza.

El león, se mueve sigiloso, se desplaza entre las matas para que nadie sienta que se acerca.

Se acerca a las manada de antílopes lo más cerca posible. Los animalillos están pastando con tranquilidad y no saben que hay un león acechando.

De repente el león salta a por su presa, todos los antílopes huyen a tropel, huyen con desconfianza y miedo.

Los antílopes con más experiencia y sanos se escapan pero de los cientos que salen a correr al final uno es cazado, aquel que es más joven o que está enfermo, al león le da igual lo único que quiere es comer ese día.

Es por eso que el león puede estar tranquilo, puede estar tumbado dormido durante horas que nadie se le acercará no va a se que…Si salen de paseo con sus cachorros los otros animales cambian de dirección para no toparse con ellos.

Cuando un animal está de caza se percibe es algo que no se ve pero está ahí.

Lo mismo ocurre en los negocios.

Antaño esto funcionaba porque la demanda era más alta que la oferta. Ahora es la oferta que está por encima de la demanda y perseguir no te va a servir porque hay muchos que están a la caza.

Cazar es intentar convencer, algo poco práctico y obsoleto. No tengas mentalidad de cazador, ten mentalidad de agricultor, ve que tienes que hacer para que en tu huerta florezcan los mejores frutos.

¿Eres cazador o agricultor?