Seleccionar página

Mi Tía Conchi era una máquina vendiendo, pero no de cualquier manera.

No creas que las técnicas que usaba eran de poca monta, nada de eso.

No le quedaba otra, o lo hacía o las pasaba canutas viuda y con 5 hijos.

Este es el segundo artículo de la tía Conchi, si no leíste el de ayer hazlo para cogerle el hilo para que veas cómo mi tía facturaba 12.000 euros al mes vendiendo oro por las casas.

Aquí tienes el enlace para leerlo si no vas a perder el hilo de este  http://neftaligarcia.com/conchi/​​​​​​​​

Ayer comentaba cómo hacía para llamar la atención y generar autoridad en tiempo record.

Hoy voy a seguir contando​​​​ que hacía una vez que se bajaba del escenario.

​Al bajar del escenario hablaba con todas las mujeres que podía, las mujeres encantadas, ya ves, la cantante estaba hablando con ellas.

Les pedía su número de teléfono y quedaba con ellas a la semana siguiente porque tenía que pasar por el pueblo con temas de trabajo y que no estaría mal tomar un café.

Eso hacía, quedaba y tomaba café con las clientes potenciales que además la habrían su casa y se la ofrecían con todo gusto. »La cantante estaba en su casa»

La tía Conchi estaba al menos una hora investigando y preguntando a la dueña del hogar para tener clara cuales eran sus necesidades, era momento de preocuparse, preguntar, escuchar y analizar.
​​​​​​​​
No era momento de vender, NO que la mayoría de la gente es lo que hace.

Aprovecha la primera de cambio para azotarte con su producto.

Tanto preguntaba la tía Conchi que no quedaba otra, la personas le preguntaban qué hacía por el pueblo y a qué es lo que se dedicaba.

Y zas!

Tía Conchi:

​​​​​​​​​​- Nada simplemente vengo de ruta porque soy distribuidora de emociones.

Cliente potencial:

– ¿Cómo? ¿Distribuidora de emociones?

Tía Conchi:

– Sí, al igual que me gusta cantar me gusta que las personas emocionen a sus familiares con regalos inolvidables.

Cliente potencial:​​​​​​​​​​​

– Ah pues enséñame esos regalos.

Las mujeres se estaban muy comprometidas porque hasta ahora la tía Conchi sólo estaba dando y las personas sentían que algo tenían que dar.

Se acercaba al coche y bajaba el muestrario.

Las personas la compraban solo por el mero hecho de que no perdieran la amistad con la cantante.

Esto sí que es estrategia.

En el entorno digital funciona exactamente igual, no hay que darles muchas vueltas.

Llamar la atención y generar comunidad, ya está.

Das valor y te preocupas ver que necesidades puedes solucionar.

No vender, preocuparse, preguntar, escuchar y solucionar.​

Nefta

PD:
 El Ebook del que te comenté ayer saldrá hoy del horno. Yo estoy contento aunque esto para ti es irrelevante en el ebook he plasmado 7 pasos que necesitas saber para tener una estrategia de ventas digital aunque no sepas por dónde empezar y nunca hayas hecho nada en redes sociales.

Suscríbete para que te lo envíe…