Seleccionar página

Los negocios, las ventas, el marketing, etc… para que sean efectivos tienen que ir orientados a la resolución de un problema o el deseo de las personas.

 

Hay dos factores decisorios en esta ecuación y que hay que tener claros si queremos que las cosas funcionen bien.

 

1 Hay que ser el mejor resolviendo un problema concreto y específico.

 

2 Tienes que pedir a cambio que te paguen por resolver ese problema.

 

La inmensa mayoría de las personas fallan y tropiezan en el punto número 2.

 

Todo el mundo se siente muy bien cuando resuelve un problema, pero muy pocos saben pedir de la forma correcta que le paguen.

 

Incluso voy más allá, hay personas que de forma inconsciente se sienten mal por coger el dinero ajeno, esto se convierte en un muro de contención del éxito.

 

Durante un tiempo aproximado de 3 años me tiraba más del 50% de mi tiempo ayudando a otros gratis o casi cobrando muy poco por ello. Adivina quién era el que finalmente no tenía para llegar a final de mes.

 

En el factor 2 es dónde se produce el proceso de la venta. Es un punto que es inevitable y que muchas personas intentan evitar.

 

Sólo a las grandes marcas las personas les compran y no tienen que vender.

 

Pero para llegar a ser una gran marca tienes que vender hasta llegar al punto.

 

Es cierto que las estrategias ayudan, pero no son una barita mágica.

 

Vender hay que aprender a vender si o si y no es negociable.

 

Neftalí